Bitácora de Joëlle Laberge

18 de junio de 2019

Cada año, DID y la Fundación Desjardins ofrecen 5 pasantías internacionales a jóvenes universitarios o profesionales en distintos campos. Gracias a los programas internacionales de prácticas profesionales que ofrece DID desde 1997, más de 90 participantes han podido demostrar su profesionalismo en los proyectos de DID a lo largo de los años y han adquirido una experiencia laboral enriquecedora a nivel internacional.

¿Quién es nuestra pasante?

Joëlle Laberge es estudiante de la Maestría en Estudios Internacionales de la Universidad Laval, en la ciudad de Quebec. Del 10 de mayo al 23 de agosto, realizará una práctica profesional en Benín para contribuir con el proyecto Apoyo al Desarrollo, Profesionalización y Saneamiento de las Microfinanzas (ADAPAMI, por sus siglas en francés), dirigido por DID. Joëlle ha aceptado compartir su aventura profesional con nosotros a través de notas que escribirá durante su estancia en Benín. El día de hoy le presentamos las primeras.

Aprender a disminuir el ritmo

Una semana después de mi llegada a Benín, tengo la impresión de que debo reaprender casi todo: cultura, expresiones, ritmo de vida, tipo de moneda, etc. La mayor dificultad encontrada en Benín hasta ahora para mí es... ir a un paso más lento.

Normalmente, suelo hablar rápido, caminar rápido, tratar de hacer todo rápido. A menudo me lo hacían notar en Quebec. Excepto que aquí, simplemente no puedo hacerme entender si no disminuyo mi ritmo que es naturalmente rápido.

La semana pasada, iba caminando hacia la frutería, con un paso un poco acelerado. Un niño me dijo: “Se ve que no eres de aquí... ¡la forma en que caminas... vas demasiado rápido!”. Me hizo reír porque se dio cuenta de que, en comparación con los demás, parecía que tenía prisa. De hecho, ahora que lo pienso bien, ¡debió haber sido estresante para ellos verme caminar así!

El comienzo de mi primera semana lo dediqué a la observación; a hacer preguntas y a sondear el terreno ya que todo era relativamente incierto. Al final de la semana, tuve la oportunidad de conocer a las participantes durante la capacitación sobre liderazgo de mujeres con mi colega Sylvie, una asesora de igualdad de género de Benín. Me presenté ante el grupo de mujeres, conversamos y conocí a las dos capacitadoras y a dos participantes para las entrevistas individuales. ¡Fue genial! ¡Qué increíble manera de concluir mi primera semana!

Puede ser desalentador comenzar desde cero y tener que reconstruir todos sus puntos de referencia, pero para lograrlo, el mejor truco (que he subestimado) es recordar para qué vinimos. Estoy en Benín para contribuir al desarrollo de un proyecto que marcará una diferencia en la vida de muchas personas. Y tuve la suerte de que me lo recordaran desde el primer viernes. ¡Me siento muy motivada y optimista para las próximas 13 semanas!

Para saber más sobre el proyecto ADAPAMI.

Para seguir DID en Facebook