Formaciones sobre el liderazgo femenino para mujeres y por mujeres

10 de junio de 2019

Los estereotipos de género siguen muy presentes en Benín y constituyen un obstáculo para la emancipación de las mujeres, particularmente en el entorno profesional. El proyecto Apoyo al Desarrollo, la Profesionalización y el Saneamiento de las Microfinanzas (ADAPAMI), llevado a cabo por DID, contribuye a disminuir la repercusión de dichos estereotipos en las mujeres de Benín. A través de una formación para ofrecer a las mujeres herramientas en materia de liderazgo, ADAPAMI contribuye a la promoción de una gobernanza administrativa y política inclusiva en las instituciones de microfinanzas.  

Más concretamente, la formación ofrece técnicas para:

  • saber tomar la palabra en público
  • dirigir reuniones y participar en ellas
  • animar equipos
  • desarrollar la personalidad
  • conciliar la vida familiar y profesional.

Este proyecto busca asimismo que las mujeres tengan conocimiento de sus derechos. Por eso la formación ofrece un componente sobre los estatutos y reglamentos internos de las instituciones de microfinanzas, las ofertas de servicios, las políticas y procedimientos de recursos humanos y el código deontológico.   

Los comentarios de las participantes son elocuentes. “Es como un soplo de aire fresco, un nuevo comienzo. Brinda una gran motivación para seguir siendo líderes y trabajar con las herramientas que hemos aprendido.  […] Esta formación me ha abierto los ojos”, declara Hortense, quien asistió a la formación el pasado marzo.

Con el objetivo de responder lo más exactamente posible a las diferentes necesidades identificadas, se ofrecen dos tipos de formación: una para las empleadas de las instituciones de microfinanzas y otra para sus representantes electas.   

Antes de animarse, varias participantes miraban a la formación con incertidumbre. Se preguntaban qué iban a aprender y cómo podrían poner sus nuevos conocimientos en práctica. Ciertas de entre ellas se preguntaban si los hombres recibirían favorablemente este nuevo liderazgo femenino.  

Rápidamente vieron que era posible, tal y como lo explica Josiane, una de las participantes: “La formación es una buena iniciativa para que la mujer se sienta capaz, se sienta valorada. […] Podemos perfectamente trabajar al lado de los hombres. Podemos dirigir un equipo masculino o mixto. La formación nos ha convencido y nos ha dado confianza para ello.”