El proyecto SEFEC al servicio de las mujeres emprendedoras

28 de febrero de 2020

En Sri Lanka, las productoras agrícolas se enfrentan a numerosos desafíos. Por lo general tienden a especializarse en ciertas cadenas de valor menos ventajosas, e incluso en dichas cadenas limitan su participación a unas pocas áreas, como por ejemplo las cosechas. Dado que la agricultura es a menudo un negocio familiar, en la mayoría de las situaciones son los hombres los que toman las decisiones. Además, como las mujeres participan en actividades agrícolas menos lucrativas, deben a menudo buscar otras fuentes de ingresos.

En apoyo al Mouvement SANASA, DID realiza el proyecto de establecimiento de un centro de conocimientos para personas emprendedoras (SEFEC), cuyo objetivo es, entre otros, ayudar a las mujeres a organizarse e informarse para dedicarse a producciones de valor añadido usando los recursos existentes en su región.

Producciones de valor añadido

La producción de estiércol orgánico es un ejemplo exitoso de este proyecto. La dificultad para obtener estiércol orgánico es uno de los mayores problemas identificados en las cadenas de valor agrícolas. Para solucionar el problema, las mujeres de la cooperativa de Kandepola, que viven en un área rica en todos los recursos necesarios para la producción de estiércol orgánico, recibieron capacitación técnica para producir y poner en marcha estiércol orgánico de calidad. Tras dicha formación, 12 mujeres han creado una empresa conjunta, y ya han recibido su primer pedido, por parte de cultivadores de arroz de Rambukkana.

Otro desafío relacionado con el desarrollo de la cadena de valor es encontrar semillas de calidad para la producción tradicional de arroz. Gracias al proyecto, un grupo de mujeres de la cooperativa de Polgahawela se están organizando para responder a este mercado. Ya han recibido capacitación técnica bajo el marco del proyecto y tienen previsto comenzar su producción en breve.

Diversificación de cultivos

Cultivos secundarios y diversificación de cultivos son aspectos importantes para mejorar la gestión de riesgos y liquidez. Para solucionar el déficit financiero de la temporada baja y mejorar la productividad de las tierras, se introdujo entre las mujeres el cultivo de gotu kola, una planta utilizada en la medicina ayurvédica y la medicina tradicional china, así como el cultivo de vegetación utilizada en arreglos florales. Dichos cultivos son complementarios en las cadenas de valor del arroz y la pimienta.

Las mujeres socios de SANASA y de la asociación Uththamavi han creado una empresa para comercializar dichos cultivos secundarios, tras haber recibido formación técnica por parte del SEFEC. Una empresa que exporta gotu kola incluso ha ayudado a estas mujeres emprendedoras a obtener la certificación de producto orgánico.