Testimonios de nuestras becarias Alexandra y Émilie a su vuelta de Túnez

6 de enero de 2020

Émilie y Alexandra acaban de finalizar unas prácticas profesionales en Túnez, en el Centre financier aux entrepreneurs que DID ayudó a instaurar hace cinco años.  

Nuestras dos becarias han vuelto llenas de recuerdos, que han aceptado compartir con nosotros. He aquí algunos extractos de su testimonio de fin de prácticas.  

Abrirse a la diferencia

“A pesar de las diferencias culturales, el idioma y el continente donde nos encontramos, todos y cada uno de nosotros tenemos el mismo objetivo en una empresa: contribuir al éxito de la misma a nuestro modo. Es cierto que los medios para llegar a dicho fin pueden resultar diferentes, así como los métodos de trabajo, y eso es exactamente lo que aprendí durante mis prácticas.” Émilie

“En Túnez aprendí a no descuidar el presente y a vivir al día, para así apreciar cada momento. Desde el inicio de mis prácticas me di cuenta de que en mi vida en general no me tomaba el tiempo de parar o de desacelerar, por miedo a que me faltase tiempo para realizar todos mis proyectos. Vuelvo a Quebec con la intención de aprovechar el día a día y de no dar nada por hecho.” Alexandra

Aprender de una misma y aceptar cuestionarse a sí misma

“Al dejar Quebec para ir a Túnez, estaba bien preparada y no tenía ninguna expectativa específica, ni ninguna idea preconcebida. Por lo tanto, ¡el choque cultural se dejó notar! Como tengo numerosas experiencias de viaje, no me habría creído que viviría una situación semejante, pero me di cuenta de que no me libraba de ello. ¿Qué he sacado en claro? En la vida, ¡cada situación nueva es un aprendizaje!” Émilie

“Antes de salir hacia nuestra misión, en realidad no se da una cuenta de que pasar varios meses en el extranjero, lejos de la familia, amigos y puntos de referencia, constituye todo un desafío que te obliga a confrontarte contigo misma. Siempre he sido una persona aventurera, buscando desafíos y descubrimientos, y es mi fuerza de voluntad lo que me ha permito aprovechar cada día, mirando siempre el lado positivo de las cosas. ¡Tres meses y medio en el extranjero es el equivalente de un recorrido personal que me habría llevado años si me hubiese quedado en Quebec!” Alexandra 

Adquirir nuevos conocimientos

 “He descubierto las microfinanzas, así como la repercusión que la inclusión financiera puede tener en una comunidad, y de qué forma estos dos elementos ayudan a hacer que nuestro mundo sea más igualitario. He tenido la oportunidad de conocer a personas emprendedoras para las cuales la ayuda del CFE les ha permitido cumplir sus sueños, a la vez que establecen una empresa próspera en ciertos barrios populares de Túnez.” Émilie 

“Mis prácticas en el CFE me han concienciado a otro nivel en lo que concierne al espíritu comunitario y compartir. He visto que además de dar mi tiempo, puedo asimismo compartir mi experiencia, mis ideas y mis conocimientos, y que resulta gratificante tanto para la persona que da como para la persona que recibe.”  Alexandra

Un trampolín profesional

“Le recomiendo a todo el mundo que tenga la oportunidad de realizar una experiencia similar que se lance de lleno. ¡Es increíble lo que podemos aprender y lograr cuando salimos de nuestra zona de confort!” Émilie

“Adquirir una experiencia profesional en el extranjero es una excelente forma de desmarcarse en el mercado de trabajo. Como joven profesional, resulta una experiencia increíblemente enriquecedora, tanto a nivel de saber estar como a nivel de saber hacer, que todo el mundo debería experimentar al menos una vez en la vida.” Alexandra

¿Quiénes son nuestras becarias?

Tras haber finalizado su licenciatura en Administración empresarial en la Universidad Laval, Alexandra Clouette trabajó en el sector de marketing y comunicaciones, entre otros en el seno de la Caja de Plateau Montcalm. Sus prácticas en el CFE Tunisie estuvieron relacionadas con la comercialización y el desarrollo empresarial.  

Emilie Tanguay-Côté tiene una licenciatura en Ciencias Contables de la Universidad de Quebec en Rimouski (Campus Lévis). Desde su graduación, ocupó cargos de contable jefe y de controladora adjunta. En el CFE Tunisie realizó prácticas en contabilidad.

Sobre las prácticas internacionales

En colaboración con la Fundación Desjardins, DID propone cada año cinco estadías de prácticas que brindan la posibilidad de adquirir una experiencia laboral concreta relacionada con el ámbito del desarrollo internacional.